Durante los días 15 y 16 de octubre, en comunión con el Sínodo de los Obispos en Roma, en el centro de formación para la vida consagrada Santo Tomás de Aquino, Buenos Aires – Argentina, se realizó el sínodo de Vida Religiosa Joven. En esta ocasión las preguntas que orientaron la reflexión y las ponencias, fueron:

- ¿Qué recibimos de la vida religiosa?
- ¿Qué soñamos para la vida religiosa y que estamos dispuestos a aportar?

En este ejercicio de escucha y memoria que es un sínodo, hemos vuelto a pasar por el corazón, lo mucho que hemos recibido de la vida religiosa y en particular de nuestra Familia, han sido días que nos han permitido sentir gratitud, nos ha renovado y confirmado en nuestro camino.

Compartir con jóvenes religiosos de distintos lugares y diversos carismas, nos permitió constatar una vez más, la riqueza de nuestra Iglesia y la vitalidad de la Vida Religiosa, en su multiplicidad de colores y sonidos, al servicio del Evangelio.

Con las hermanas de las congregaciones: Agustinas Misioneras y Dominicas del Santísimo Nombre de Jesús, nos unimos para elaborar y compartir nuestra reflexión en el sínodo.

Hna. Elisa Contreras y Hna. Fernanda Ferreiro

Ponencia:

De la Vida Religiosa aprendimos a ser mendicantes, a vivir en la búsqueda de Dios y la Verdad. Aprendimos a vivir la reflexión y el estudio como un medio para buscar a Dios, y anunciarlo a los hermanos con fundamentos sólidos.

La Vida Religiosa nos enseñó a vivir desde una opción preferencial por los pobres, una mística de ojos abiertos, que nos llama a abrir el corazón; a una actitud de apertura y contemplación; a una escucha que se hace obediente al paso de Dios en nuestra historia.

Gracias a la Vida Religiosa podemos ir creciendo en libertad. Esa libertad que nos hace capaces de vivir desde el Espíritu, y a entregarnos unidas a Jesús.

Nos ha permitido descubrirnos hijas amadas de Dios, que el aporte de cada uno es valioso. La Vida Religiosa no descarta, permitiendo a Dios crear un bello collage.

Desde la re-lectura de la historia de la Vida Religiosa y nuestros propios carismas, descubriendo el sentido profundo por el que el Espíritu los ha suscitado. Deseamos que nuestro aporte sea una búsqueda comprometida y audaz, a re-significar los carismas recibidos para manifestar la compasión del Padre

Agustinas Misioneras
Dominicas del Santísimo Nombre de Jesús
Hnas. Dominicas de Santa Catalina de Siena


 

 

Salva Stampa Esci Home