Les adjuntamos la Declaración que hizo el  Equipo de Justicia Paz e Integridad en la Creación,en el marco de su encuentro del 5 y 6 de abril de 2018.

El Equipo JPIC de la CONFAR nacional, reunido los días 5 y 6 de abril de 2018, en Buenos Aires, se ha dispuesto con el corazón abierto a la realidad,  a escuchar los clamores de nuestro pueblo y descubrir los llamados – anunciaciones del Dios de la Vida en medio de ellos.

Como hermanas y hermanos consagradas/os, discípulas/os de Jesús, sentimos que estremece nuestras entrañas la situación de tantas niñas y tantos niños, jóvenes, mujeres y varones, adultos y mayores, cuyas vidas se ven amenazadas porque  el dinero no alcanza, porque no pueden pagar los aumentos de las tarifas de luz, de gas, el alquiler, lo mínimo para vivir dignamente. Mientras la canasta básica es de 17.500 pesos, un jubilado percibe apenas 7.500 pesos.

Nos preocupa esta generalización de la pobreza, que sea criminalizada y, muchas veces, presa de una acción de las fuerzas de seguridad habilitada para golpear y gatillar, en vez de proteger y cuidar. También sentimos el dolor ante un Estado que les suelta de la mano invisibilizando las problemáticas, disminuyendo o quitando subsidios de escuelas, hogares, y espacios de contención y ayuda.  El Hogar Cre-siendo, Centro de Rehabilitación y Estimulación en Bosques (Buenos Aires), de las Hermanas de San José, por ejemplo, ya no recibe el aporte del Estado para las/los niñas/os con discapacidad, y otros son considerados, erróneamente Centros de día.

¡Cuánto más nos aflige cuando el futuro de los jóvenes queda comprometido al no contar con becas para estudiar, lo mismo que tampoco se favorece ni apoya la investigación del CONICET, y otros centros de estudios! ¿Qué sucede cuando no se ve el horizonte esperanzador, cuando los sueños no encuentran espacios ni medios para ser realizados?

Vemos con estupor cómo la coyuntura actual, política, económica, cultural, tecnológica, favorece los intereses de los más ricos en detrimento de los más pobres, acallando las voces de quienes los defienden y luchan por sus derechos, no sólo en Argentina sino en toda Latinoamérica. Nuestras oraciones y solidaridad especialmente para el pueblo brasilero en esta hora sombría.

En este contexto de oscuridad y confusión, queremos acompañar la esperanza de la gente sencilla y pobre, descubrir la presencia de Jesús resucitado que camina junto a sus/os discípulas/os, que junto a Él pudieron llenarse de luz, encontrar el sentido de los acontecimientos, y seguir adelante con la angustia trocada en entusiasmo, para anunciar que la muerte no tiene la última palabra, que la Tierra prometida está delante y hacia ella vamos caminando con el corazón ardiente como los discípulos de Emaús.


Sobre la difícil situación que atraviesa Argentina, se manifestó la Comisión de  Pastoral Social de la Conferencia Episcopal: 
"La Pastoral Social de la Iglesia cuestionó el acuerdo con el FMI”

 

Salva Stampa Esci Home